Skip to main content

Distinguir el fraude con tarjetas de crédito del robo de identidad

A man stealing data.

Compartir


Los dos no son iguales

El fraude con tarjetas de crédito y el robo de identidad son dos cuestiones distintas.

El fraude con tarjetas de crédito y el robo de identidad son expresiones que a menudo se utilizan de forma intercambiable. Sin embargo, no son lo mismo.

Entonces, ¿qué significan exactamente y en cuál es la diferencia?

Siga leyendo para conocer las diferencias entre el fraude con tarjeta de crédito y el robo de identidad.

1. Concepto

El robo de identidad es un término general que se refiere a cualquier delito en el que un infractor obtiene y usa la información personal de otra persona para obtener un beneficio ilícito. Los datos personales incluyen el nombre, la fecha de nacimiento, el número del Seguro Social y los datos bancarios. Dicho beneficio podría ser económico, médico o para evadir la ley.

Por otro lado, el fraude con tarjetas de crédito es una forma de robo de identidad que ocurre cuando un infractor obtiene la información de la tarjeta de crédito de la víctima. El delito solo afecta a las cuentas de tarjetas de crédito existentes de la víctima, ya que el ladrón realizará compras no autorizadas con ellas.

2. Cómo ocurren

El robo de identidad implica la información personal obtenida a través de cualquiera de las siguientes formas:

  • Buscando en el contenedor de basura
  • Obteniendo datos personales durante la filtración de datos de una empresa
  • Obteniendo información personal que se publica en Internet
  • Correos electrónicos, mensajes o llamadas de phishing
  • Conexión descuidada a Internet

Por otro lado, el fraude con tarjetas de crédito implica que los detalles de la tarjeta de crédito se obtengan a través de cualquiera de las siguientes formas:

  • Robo de la tarjeta de crédito real
  • Utilizando un skimmer de tarjeta de crédito en un cajero automático u otros terminales de punto de venta
  • Accediendo a las cuentas online que contienen los datos de la tarjeta de crédito
  • Conexión a Internet sin protección

3. Efecto

Los fraudes con tarjetas de crédito nunca tienen efectos agradables. El precio que cobran a las víctimas, tanto emocional como físicamente, es difícil de esconder bajo la alfombra. Sin embargo, desde el punto de vista financiero, los efectos no son tan perjudiciales. La Comisión Federal de Comercio (FTC) revela que los estados limitan la responsabilidad de los consumidores por el uso no autorizado de la tarjeta de crédito.

En la mayoría de los casos, está limitado a 50 dólares. Además, varias compañías de tarjetas de crédito ofrecen protección contra el fraude con responsabilidad cero para la notificación oportuna de las transacciones fraudulentas. 

Para otras formas de robo de identidad, los efectos pueden ser bastante devastadores. Esto se debe a que no se detecta fácilmente, por lo que puede durar años. Algunos de los efectos son:

  • En el caso del robo de identidad médica, que las facturas médicas a su nombre sean enviadas a cobro después de mucho tiempo 
  • Ser acosado y detenido por delitos cometidos con su identidad
  • Un menor que llega a la madurez, solo para descubrir que su identidad ha sido utilizada para innumerables fechorías en el caso del robo de identidad infantil

Tendrá que hacer mucho trabajo para salvar su identidad. Lamentablemente, no hay límite en la responsabilidad. Tendrá que pagar las facturas en cobros, enfrentarse a los acreedores y a las agencias de informes crediticios, y lidiar con las agencias de aplicación de la ley.

4. Detectar el delito

Los fraudes con tarjetas de crédito pueden detectarse rápidamente. De hecho, existen varias medidas implementadas por los emisores de tarjetas de crédito para detectar el fraude. Dado que el dinero que se gasta pertenece a la compañía de la tarjeta de crédito, ellos están tan preocupados como usted, si no más. Siempre están atentos a las señales de alarma.

Pero en el caso de otras formas de robo de identidad, es posible que no se detecten rápidamente. De hecho, es posible que ni siquiera sepa que el ladrón de identidad ha solicitado un préstamo a su nombre hasta que los cobradores vengan por usted o solicite una línea de crédito y se la denieguen. Además, es posible que solo cuando termine bajo custodia policial se dé cuenta de lo que está pasando.

Otras formas de robo de identidad resultan difíciles de advertir a tiempo. 

5. Recuperándose

Recuperarse de un fraude con tarjeta de crédito puede ser bastante incómodo. Normalmente implica algunos intercambios con su banco y el emisor de la tarjeta de crédito. La tarjeta de crédito comprometida suele ser bloqueada y se le envía una nueva. Sin embargo, todo el asunto se resuelve en unos días.

Pero en el caso de otras formas de robo de identidad, puede tardar años en recuperarse. Hay que notificar a varias instituciones gubernamentales y tratar con los acreedores y las agencias de informes de crédito. Si su número del  Seguro Social fue utilizado de forma fraudulenta, tendrá que informar a la Administración del Seguro Social; ellos le darán uno nuevo.

Pero el antiguo lo tendrán muchos de sus contactos profesionales, y es posible que lo sigan utilizando para identificarlo. Por lo tanto, es posible que les lleve un tiempo comenzar a utilizar el nuevo.

Al distinguir el fraude con tarjetas de crédito del robo de identidad, queda claro que el robo de identidad es más amplio y tiene posiblemente peores consecuencias. No obstante, los dos deben evitarse a toda costa. Si tiene que lidiar con el fraude de tarjetas de crédito u otras formas de robo de identidad, póngase en contacto con nosotros de inmediato. 

Contáctenos