Skip to main content

Los errores en los informes de crédito afectan a las víctimas cuando menos lo esperan

A pile of money.

Compartir


Consumer Attorneys ha ayudado a muchos de los afectados por las inexactitudes en los informes de crédito y está aquí para usted.

Dos hermanos se vieron perjudicados por errores en los informes crediticios hasta que Consumer Attorneys intervino para solucionarlos.

Rahil y Rahim A. son hermanos que tienen una sola letra de diferencia en sus nombres y un dígito de diferencia en sus números de Seguro Social de los Estados Unidos. Pero ahí acaban las similitudes. Nacidos en diferentes décadas, uno vive en Arizona y el otro en Texas, además de trabajar en sectores distintos (Rahil en una central nuclear que requiere verificaciones exhaustivas de antecedentes por parte de FBI y Rahim como ingeniero industrial para una empresa privada), los dos se distinguen claramente el uno del otro. Por eso, cuando una importante empresa de informes crediticios y una compañía bancaria internacional confundían continuamente a ambos, dejaron a Rahil no solo desconcertado sino, lo que es más importante, en una desventaja costosa e injusta. 

Las primeras señales de problemas surgieron cuando Rahil solicitó una pequeña línea de crédito en una tienda de muebles y vio la dirección de Rahim en su informe crediticio. Por su parte, Rahim había notado recientemente que el préstamo de automóvil de Rahil figuraba en su propio informe. Fue entonces cuando los hermanos sacaron sus informes y los compararon. 

"Mi información crediticia había sido mezclada con la de mi hermano", dijo Rahil. “En el informe, parecía que mi hermano y yo éramos la misma persona; casi como si yo no existiera. Intenté varias veces solucionar el problema por mi cuenta, pero sin éxito. Las llamadas telefónicas y las cartas no funcionaron. Me rechazaron un préstamo para automóvil de 16,000 dólares debido a la hipoteca de mi hermano, lo que hizo que mi relación entre deuda e ingresos fuera demasiado alta. Cuando volví a hacer una revisión de mi crédito, habían 24 cuentas que no me pertenecían".

Asombrado por el grado de inexactitud y ansioso por demostrar su verdadera solvencia, Rahil vio la lista de hipotecas como una posible solución. Como nunca había solicitado un préstamo o una línea de crédito del banco, seguramente sus funcionarios reconocerán que él no era su acreedor hipotecario, pasarán por alto el error en su cuenta y le aprobarán el préstamo para el automóvil, o al menos eso pensaba.

"Me aseguré de antemano de que el banquero conociera toda la situación", dijo Rahil. Una primera verificación de su nombre y número del Seguro Social mostró que no había ningún registro de Rahim en el sistema del banco y, por un breve y feliz momento, todo parecía ir en la dirección correcta. Pero la solicitud de procesamiento de préstamos generó otro rechazo, citando la reciente hipoteca de Rahim como el principal factor decisivo. "Esa fue la gota que colmó el vaso". 

Una vez agotados todos los esfuerzos, Rahil llamó a Daniel Cohen, fundador de Consumer Attorneys LLC, con sede en Nueva York, que se especializa en casos relacionados con errores de informes crediticios y de verificación de antecedentes. En nombre de Rahil, Cohen presentó una demanda por violaciones de la Ley de Informe de Crédito Justo (FCRA) en el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Arizona. La FCRA es una ley federal que regula la forma en que las agencias de informes crediticios pueden recopilar, acceder, utilizar y compartir los datos que recogen en los informes de los consumidores para garantizar la exactitud, la equidad y la privacidad. A pesar de las demoras en el sistema judicial provocadas por la pandemia de COVID-19, Consumer Attorneys consiguió un acuerdo financiero considerable para Rahil en poco menos de un año, obligando a corregir los errores en su informe crediticio y ofreciéndole la oportunidad tan esperada de reconstruir su crédito.

Desafortunadamente, el problema de Rahil es muy común. Una encuesta de los Consumidores de Informes de 2021 estima que el 34% de los estadounidenses han encontrado un error en sus informes crediticios. De los 6.000 encuestados, el 29% encontraron errores en su información personal y el 11% encontraron información errónea relacionada con sus cuentas financieras. En el caso de Rahil, los errores le costaron el vehículo al que quería comprar, además de los 20,000 dólares en garantía hipotecaria y potencialmente miles de dólares que se destinaron a aumentos de tasas de interés por causa de la información errónea. 

“Si no puede pedir dinero prestado, no puedes seguir adelante en la vida”, dijo Rahil, ofreciendo un consejo a quien puede encontrarse en una situación similar. “No confíe ciegamente en que las agencias de crédito están haciendo su debida diligencia. Verifique su propio crédito al menos una vez al año, y si algo no le parece correcto, póngase en contacto con  Consumer Attorneys".

Contáctenos

Blog
Leer todos los artículos