Skip to main content

Préstamo personal frente a un anticipo en efectivo: ¿cuál es mejor?

A man holding money.

Compartir


Ambos tienen sus propios pro y contra

Cada uno de ellos se adapta mejor a diferentes circunstancias

Imagínese tener poco dinero en efectivo para cubrir algunas necesidades inmediatas. Todos hemos pasado por ello; no es una situación muy agradable. Sin embargo, hay dos opciones principales a las que puede recurrir para conseguir fondos para cubrir sus necesidades: los préstamos personales y los anticipos en efectivo.

Entre estos dos, ¿cuál es el mejor? ¿Cuál debería elegir cuando necesite fondos?

Siga leyendo para averiguarlo.

¿Qué son los préstamos personales y los anticipos en efectivo?

Un préstamo personal se refiere a un fondo que usted pide prestado a un prestamista y lo devuelve gradualmente haciendo los pagos necesarios a plazos. Antes de que un prestamista le conceda un préstamo personal, suele comprobar su informe de crédito y su puntaje de crédito para determinar su solvencia.

Por otro lado, un anticipo en efectivo es un préstamo disponible a través de los emisores de tarjetas de crédito que generalmente permite al titular de la tarjeta retirar una cantidad específica de efectivo. El límite del anticipo en efectivo normalmente se indica en el extracto de la tarjeta de crédito y es considerablemente inferior al límite de la tarjeta.

Un anticipo en efectivo tiene altas tasas de interés y tarifas, pero también permite una financiación mucho más rápida.

¿Cuál es la mejor opción?

Determinar qué opción es mejor entre un préstamo personal y un anticipo en efectivo depende de sus necesidades y circunstancias inmediatas. Cada uno tiene ventajas específicas que lo hacen más atractivo que el otro en determinadas situaciones. Vamos a examinarlos.

Un anticipo en efectivo es la opción a la que se puede recurrir cuando necesita dinero en efectivo inmediatamente. Dado que puede retirar el dinero de un cajero automático, resulta muy útil si se encuentra en un aprieto y necesita dinero en efectivo en este momento. Es especialmente útil si se encuentra en una ubicación remota. No es necesario tener acceso a un banco para obtener un anticipo en efectivo.

Si puede pagar el anticipo rápidamente en unas pocas semanas o meses, por supuesto, aproveche la posibilidad. Las altas tasas de interés no serán un factor para usted si cancela la deuda rápidamente.

Una ventaja especial de los anticipos en efectivo es que son excelentes si tiene un plan razonable para devolver el dinero a corto plazo.

Sin embargo, un préstamo personal es mejor si no tiene una tarjeta de crédito o si no quiere enfrentarse a las altas tasas de interés que conllevan los anticipos en efectivo. Los préstamos personales no tienen intereses elevados, ni comisiones exorbitantes, ni los límites de retirada de fondos que conllevan los anticipos en efectivo. Las investigaciones muestran que los tipos de interés de los préstamos personales están actualmente en su punto más bajo. De hecho, con un préstamo personal, es posible que incluso pueda obtener un descuento en la tasa de interés si ha desarrollado una sólida relación con su prestamista.

Además, el plazo de reembolso es más largo que el de un anticipo en efectivo, lo que le permite manejarlo junto con otros compromisos financieros sin arruinarse.

Si tiene un buen crédito, le recomendamos que elija un préstamo personal cuando sea posible. Los prestamistas están más que dispuestos a ofrecer su ayuda financiera a quienes son solventes.

Conclusión

En resumen, tanto los préstamos personales como los anticipos en efectivo son útiles, pero cada uno funciona mejor en situaciones diferentes. Identifique cuáles son sus necesidades y circunstancias antes de hacer una elección y aproveche al máximo la asistencia financiera que los prestamistas pueden brindarle.

Contáctenos