Skip to main content

Cómo hacer frente a los cobros de deudas de las personas fallecidas

Money on a floor.

Compartir


El cobro de deudas tras el fallecimiento del deudor

Gestionar la deuda de alguien que ha fallecido y saber cómo funciona el cobro de deudas de esa persona puede ser un asunto difícil y confuso. A continuación, le ofrecemos un resumen de cómo funciona el proceso para aclarar mejor a quienes se ocupan de las deudas de alguien que falleció.

Algunas cosas son ciertas. La muerte es una de ellas.

Enfrentar la muerte de un miembro de la familia no es un trámite agradable. ¡Y agréguele un cobrador que le respire en el cuello de los familiares en duelo obligándolos a pagar las deudas pendientes del fallecido y tendrá un caos total!

Analicemos cómo los familiares pueden navegar por las aguas contenciosas de los cobros de deudas de los fallecidos.

Cobro de deudas y cobradores de deudas

El cobro de deudas es el proceso de persecución y recuperación de las deudas que tienen las personas o las empresas. Los cobradores de deudas son personas o agencias en el negocio de cobranzas de las deudas contraídas con otros.

De acuerdo con la Ley de Prácticas Justas en el Cobro de Deudas (FDCPA), entre los cobradores de deudas se encuentran las agencias de cobros, abogados que cobran deudas de forma habitual y las empresas que compran deudas morosas para cobrarlas.

¿Qué ocurre cuando fallece un deudor?

¿La muerte de un deudor extingue la deuda que tiene? Por regla general, no.

El patrimonio de la persona fallecida debe la deuda. Esto significa que el dinero de los bienes de la persona fallecida se utilizará para cubrir la deuda.

Por lo tanto, cuando los fondos de la herencia no alcanzan para saldar la deuda, ésta queda impagada. Esto implica que una persona, generalmente, no es responsable de las deudas de un familiar fallecido.

Sin embargo, hay algunas excepciones en las que una persona puede ser considerada responsable de las deudas de un familiar fallecido:

  • La persona que co-firmó la obligación de la deuda del fallecido es responsable de pagar el resto.
  • Cuando la persona es el cónyuge del fallecido, la ley estatal puede obligar al cónyuge a pagar ciertos tipos de deudas, como los gastos de atención médica.
  • La persona es legalmente responsable de gestionar la herencia, pero no ha cumplido con las leyes de sucesiones del estado correspondiente. 
  • Si el fallecido residía en un estado de propiedad comunitaria como Arizona, California, Idaho, Nevada o Texas, sus bienes se dividen entre los familiares y el estado.

Gestionar la herencia del difunto

Tras el fallecimiento de una persona, ¿quién puede pagar sus deudas con sus bienes?

La respuesta a esta pregunta depende de si el fallecido tenía un testamento válido antes de su fallecimiento.

Cuando el difunto deja un testamento, la persona nombrada en el testamento como albacea tiene la autoridad para pagar las deudas del fallecido utilizando sus bienes restantes. El albacea es la persona que el fallecido nombró en su testamento para arreglar sus asuntos después de su muerte.

Cuando el difunto falleció sin haber dejado un testamento, el tribunal puede nombrar un administrador, un representante personal o un sucesor universal. El tribunal otorga a esas personas la autoridad para resolver los asuntos del fallecido.

Sin embargo, en algunos casos, dependiendo del estado, algunas otras personas pueden incluso tener esta autoridad, incluso sin la designación formal de un tribunal.

Discutir las deudas de los difuntos

Legalmente, un cobrador de deudas no puede discutir las deudas de un fallecido con cualquiera. De acuerdo con la Ley de Prácticas Justas en el  Cobro de Deudas, las personas con las que un cobrador de deudas puede discutir las deudas de un difunto son:

  • El cónyuge del fallecido
  • Padres del fallecido, si el fallecido era menor de edad
  • El tutor del fallecido
  • El albacea del difunto, si el difunto tenía un testamento válido
  • El administrador del difunto, si el difunto falleció sin testamento

Sin embargo, la Comisión Federal del Comercio permite que los cobradores se comuniquen con cualquier persona que tenga la autoridad para pagar las deudas del difunto con los bienes del difunto.

Aparte de las personas mencionadas, los cobradores de deudas no están autorizados a hablar de las deudas del fallecido con nadie más.

Es posible que sea necesario obtener el nombre, la dirección, el número de teléfono u otro detalle relevante del cónyuge, albacea, tutor u otra persona autorizada para pagar las deudas del difunto. En este caso, los cobradores pueden ponerse en contacto con terceras personas o familiares para obtener dicha información.

Por regla general, solo pueden comunicarse con dichos familiares una sola vez. Sin embargo, toda regla tiene una excepción. Para que el cobrador contacte con terceros relevantes más de una vez, deben estar presentes dos elementos:

  • El cobrador debe creer razonablemente que los datos facilitados eran incompletos o erróneos.
  • Asimismo, el cobrador debe creer razonablemente que el tercero dispone actualmente de datos completos y precisos.

En cualquier caso, los cobradores no pueden discutir los detalles de la deuda del fallecido con el familiar. Además, no pueden solicitar el pago a ese familiar al llamar para obtener datos de contacto relevantes.

Los límites del cobrador de deudas

La Ley Federal de Prácticas Justas  en el Cobro de Deudas prohíbe a los cobradores de deudas recurrir a ciertas acciones cuando intentan conseguir el pago de una deuda.

En primer lugar, no se les permite tergiversar la verdad de ninguna manera para que pague. Está prohibida cualquier insinuación falsa de que usted o un miembro de la familia está legalmente obligado a pagar de su bolsillo las deudas del difunto.

Además, cualquier forma de acoso para obligarlo a pagar la deuda personalmente es ilegal. Como se mencionó anteriormente, hay circunstancias en las que un familiar está obligado a pagar personalmente las deudas del difunto. Si no se encuentra en esas circunstancias, entonces no es financieramente responsable de las deudas.

Sus derechos durante las disputas de las deudas

Como familiar del fallecido, tiene sus derechos en lo que respecta al proceso de cobro de deudas. Sus derechos pueden hacerse valer cuando la deuda está en disputa y cuando las llamadas del cobrador son excesivas.

Es muy posible que esté convencido de que no debe una parte o la totalidad de la deuda. Tal vez, la deuda le parezca completamente extraña. Si este es el caso, tiene la opción de disputar la deuda. 

Para comenzar el proceso de disputa de la deuda, debe enviar al cobrador una carta disputando la deuda. La carta debe detallar por qué está convencido de que la deuda es incorrecta. Debe tener cuidado de dar muy pocos detalles personales sobre usted al mismo tiempo.

Una vez que reciba el aviso de validación que indica el monto adeudado y a quién se le debe, le corresponde enviar la carta de disputa dentro de los 30 días. 

Una vez que el cobrador recibe la carta de disputa, está obligado a dejar de contactarle. Eso no significa que la deuda se haya extinguido. De hecho, si el cobrador le envía más tarde una verificación por escrito de la deuda, puede comenzar a comunicarse de nuevo con usted.

Recibiendo demasiadas llamadas de los cobradores de deudas

Todos tenemos derecho a estar tranquilos. Es una cuestión en la que todos estamos de acuerdo.

En el caso de que se canse de las incesantes llamadas, la ley le da derecho a evitar que el cobrador se comunique con usted. Este derecho se mantiene incluso si está legalmente autorizado y obligado a pagar la deuda. Sin embargo, para ejercer adecuadamente este derecho, existe un proceso.

Para empezar, debe enviar una carta al cobrador indicando que no quiere que se comunique con usted nunca más. Tenga en cuenta: debe ser una carta, ya que una simple llamada telefónica no cumple con el requisito.

¿Por qué? La carta original debe enviarse por correo certificado. Posteriormente, haga una copia de la carta para sus archivos. También tiene que pagar un acuse de recibo para documentar lo que recibió el cobrador y cuándo.

La Oficina para la Protección Financiera del Consumidor (CFPB, por sus siglas en inglés) tiene algunos ejemplos de cartas e indicaciones sobre cómo utilizarlas.

Una vez que el cobrador reciba su carta, no podrá volver a ponerse en contacto con usted, excepto para confirmar que no habrá más contacto o para notificarle el curso de acción al que ellos o el plan de crédito deben recurrir. Por ejemplo, podrían presentar una demanda judicial para recuperar la deuda.

Cabe señalar que evitar que los cobradores se comuniquen con usted no lo exime de la deuda siempre que sea legalmente responsable.

Varios estados tienen sus propias leyes de cobro de deudas, que difieren significativamente de la Ley Federal de Prácticas Justas de Cobranza de Deudas. En Consumer Attorneys nuestros expertos conocen bien las disposiciones legales de las distintas jurisdicciones.

¿Tiene problemas de cobro de deudas de los fallecidos? ¿Está enfrentando acoso ilegal de cobro de deudas? Estos problemas pueden ser angustiosos. No tienes que enfrentarse a ellos solo; ¡estamos a su servicio! Comuníquese con nosotros.

Contáctenos